¿Es la mejor opción el chantaje?

¿Qué efecto puede tener que nos digan desde pequeñitos que si nos portamos bien tendremos regalos? ¿Qué si, por el contrario, no nos portamos como es debido, Papa Noel o los reyes magos no nos traerán regalos? Podéis pensar que no tiene nada de malo, que bien que nos lo decían nuestros padres a nosotros y ninguno se ha muerto por ese chantaje. Lo cierto es que, al seguir leyendo, puedes acabar planteándote si es tan bueno eso que se ha hecho siempre y que concebías como inmodificable.

Flexibilizar y expandir tu zona de confort representa un verdadero acto de valentía. También supone un notable ejercicio cognitivo cuestionarse cosas que al venir dadas las hemos integrado ya en nuestras vidas como tradición. No hay ninguna razón por la que no podamos adaptar nuestra forma de actuar.

Si algo se ha propulsado es el estudio de la psique, de cómo afecta, por ejemplo, la forma en la que nos han educado durante nuestro desarrollo. Lo que antes era castigado ahora se promueve, la capacidad de pensar por uno mismo, de cuestionar con criterio propio y en base a nuestros valores/ lo que creemos que es lo correcto.

Un ejemplo son los toros en España, dónde cada vez es mayor el número de discrepantes y críticas en contra de lo que representan algunas tradiciones, muy arraigadas en la cultura popular y que en este caso perpetúan el maltrato, abuso y violencia animal. Que se haya hecho durante tantos años no es razón para no plantearse que sea malo, aún con razón de más habrá que revisarlo y adaptarlo a nuestra cultura actual.

Algo parecido pasa con el chantaje de que si te portas bien o mal tendrás más regalos. Es cierto que los chantajes están tan normalizados y aceptados en nuestra forma de educar que nos sale solo, sin pensar: “venga, si recoges, te dejo un rato el móvil”, “dale un beso a la abuela que tiene una cosita para ti”, “si no te portas bien, no iremos al parque”.

Una forma más sana de educar a nuestros hijos sería explicando que, por ejemplo, si la casa no está limpia no te sentirás a gusto para ir al parque, ya que para ti es importante que primero esté la casa ordenada. Si recoge sus cosas te ayuda a ti y a toda la familia a mantener el orden y la limpieza.

Al ejercer el control sobre ellos y de manipular su conducta para una recompensa inmediata, estamos alterando el desarrollo socioemocional de nuestros hijos. A largo plazo puede convertirlos en personas inseguras, dependientes e impulsivas, afectando la forma en que se relaciona con otros y cómo se percibe así mismo.

María de los Ángeles Ulloa

Conseguir que el motor de sus acciones este basado en la empatía, la voluntad y el deseo de ayudar, es mucho más educativo, consistente y beneficioso para un sano desarrollo madurativo.

Es importante no intentar cambiarlo todo de golpe, cuando esta práctica está tan integrada puede ser perjudicial dejar de utilizarlos de un día para otro. Pueden aparecer sentimientos de culpa, de autocrítica dañina y frustración por la preocupación de estar haciéndolo bien como padres o madres.

Por ese motivo el artículo se publica tras estas fiestas, puesto que facilitará que no se intente cambiar de un día para otro. Al ser más conscientes de que hay estrategias mejores, iremos introduciéndolo para terminar automatizando los cambios en positivo.

Ser conscientes de qué métodos utilizamos para comunicarnos con nuestros hijos nos permite emplear estrategias más positivas. La negociación, donde ambas partes ceden para lograr un efecto ganar-ganar, es una opción que ayuda al niño a desarrollar una habilidad donde no perjudique al otro ni tampoco se vulneren sus derechos como ser humano íntegro.

María de los ángeles Ulloa

Así pues, proponerte pequeños objetivos hará mucho más fácil aplicar estrategias educativas más positivas. Una alternativa que puede llevarse a la práctica es sustituir el “Papá Noel no te traerá regalos” por explicarle las consecuencias naturales de su acción, cómo ayudar en las tareas de casa será mejor para toda la familia. Con su ayuda, facilitará que luego tengáis más tiempo para hacer otras cosas más placenteras juntos.

Trata de poner en práctica estas alternativas y coméntanos cómo te ha ido. Ten cuidado de no realizar chantajes en cubierto. Recuerda también que compartirlo puede ayudar a otras madres y padres. Será un placer que nos cuentes tu experiencia.

¿Qué cambio tienes hoy como objetivo ?

de Robert Cotonat Gracia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s